El Tiempo del Sueño es un espacio sin tiempo y un tiempo sin espacio, un ente flotante e infinito: lo más libre y etéreo que puedas imaginar...

viernes, 8 de noviembre de 2013

Elevado al Infinito



TAL VEZ
EN OTRO LUGAR
O EN OTRO TIEMPO,
con otras reglas metafísicas
y otros baremos.

Te esperaré allí,
en la Nada Entera,

¿te lo puedes imaginar?




(Pues sí...)



Soy yo,
la imposibilidad
del ser.

Soy yo,
la transmutación continua y eterna
del alma etérea.

Soy yo,
la liberación
del amor esquema.



miércoles, 24 de julio de 2013

Locus Amoenus o El Tiempo de la Vuelta Eterna

El tiempo de la vuelta eterna te devuelve siempre al presente: bienvenido al AQUÍ y al AHORA, no hay más. Crea tu lugar y momento idílico a través de esta máxima...


No hay que creer que el tiempo transcurrido vuelva a la nada: el tiempo es uno y eterno; el pasado, el presente y el futuro no son más que aspectos diferentes —grabados diferentes, si lo prefieren— de un registro continuo, invariable, de la existencia perpetua.»

Ene Temple Bell, Leflot du temps, Gallimard, editor. París. 

"Para los discípulos modernos de Einstein, no existiría en realidad más que un presente eterno. Es lo mismo que decían los antiguos místicos. Si el futuro ya existe, la precognición es un hecho. Toda la aventura del conocimiento avanzado está orientada a una descripción de las leyes de la física, pero también de la biología y de la psicología, en el continuo de cuatro dimensiones, es decir, en el presente eterno. Pasado, presente y futuro, son. Tal vez es sólo la conciencia la que se desplaza. Por primera vez, la conciencia es admitida de pleno derecho en las ecuaciones de física teórica. En este presente eterno, la materia aparece como un delgado hilo tendido entre el pasado y el futuro. La conciencia humana se desliza a lo largo de este hilo. ¿De qué medios se vale para modificar las tensiones de este hilo, hasta llegar al control de los acontecimientos? Algún día lo sabremos y entonces la psicología se convertirá en rama de la física. Y, sin duda, la libertad es conciliable con este presente eterno."

(El Retorno de los Brujos. L. Pauwels y J. Berger)

viernes, 29 de marzo de 2013

El sueño dentro del sueño




Soñando desperté en la casa de los destellos azules y las brisas perfumadas. Las cortinas recorren la casa bailando, acompasadas al viento, guiando mis pasos hacia la liberación del cuerpo.

De puntillas y con cuidado, para no despertar al verdugo del alma, sintiéndome más ligera que insegura, me desprendo de la acidez y salgo flotando hacia la habitación magnífica de techos altos y columnas corintias.

Duerme y vela la casa el guardián del infinito, reposando en postura cómoda, sobre la cama de sábanas impolutas. Él no necesita despertar o dormir para soñar o hacer soñar, se deja tocar y desenredar los cabellos, y suele mirar bastante al cielo...